Saltar al contenido
Belleza y Salud Natural

CÓMO CUIDAR ORQUÍDEAS para que florezcan todo el año

27 octubre, 2019
como cuidar orquideas

Las orquídeas son unas de las flores más delicadas, originales y vistosas. Lejos de la creencia popular, también son sencillas de cuidar. Solo hay que conocer los trucos básicos que debes llevar a cabo, y que no pueden ser pasados por alto si quieres tener éxito criando orquídeas. Así que atent@, porque si quieres saber cómo cuidar orquídeas, ¡hoy te lo contamos todo!

Lo más habitual es encontrar en tiendas orquídeas epífitas. El hábitat natural de estas plantas está sobre la corteza de los árboles de las selvas tropicales, con sus raíces prácticamente al aire. Entre ellas están los géneros Phalaenopsis, Oncidium Cattleya, Miltonia y Dendrobium. Por eso a las orquídeas no les gusta la tierra común, ni los encharcamientos.

Cómo cuidar orquídeas

Las orquídeas son plantas provenientes de clima tropical, por lo que debemos imitar estas condiciones en nuestro hogar. El primer cuidado que requieren las orquídeas es una maceta transparente con buena ventilación mediante agujeros, que permitan también el drenaje del agua. En vez de tierra común utilizaremos un sustrato especial para orquídeas, compuesto a base de corteza de pino natural.

Las orquídeas se benefician de un ambiente húmedo, pero no de riegos demasiado frecuentes. Un riego cada 10 días es suficiente, teniendo cuidado de no dejar a la planta encharcada al terminar. Un exceso de agua o el encharcamiento de su maceta provocarán que las raíces se pudran, y la planta muera por falta de nutrientes.

Las orquídeas necesitan un lugar luminoso, pero no con luz directa, ya que esto quema sus hojas. La temperatura ideal para cultivar orquídeas es de 17 a 25ºC, evitando siempre el frío extremo y las heladas.

Junto con el mito de que las orquídeas son difíciles de cuidar, viene la dificultad de no entender que la orquídea Phalaenopsis crezca y se mantenga sana sin sus raíces enterradas. Pero con esos puntos claros, tus orquídeas florecerán varias veces al año.

Cómo regar orquídeas

Basta regar tus orquídeas una vez cada diez días y nunca dejar la maceta encharcada tras el riego. La clave es esperar a que la tierra se seque entre riegos. Demasiada humedad es letal para las orquídeas, ya que puede traer hongos o pudrir las raíces. Al regarla es preferible no mojar sus flores. El agua que uses para regar debe ser baja en sodio, más bien blanda y a temperatura ambiente. Lo ideal es la de lluvia, pero si es complicado, cualquier agua embotellada baja en sodio servirá. Nunca uses destilada ni del grifo sin filtrar porque el cloro puede dañar la planta.

Las raíces de las orquídeas se pudren con facilidad. Al provenir de un hábitat natural de selva húmeda, adoran que el aire esté muy húmedo pero no aguantan los encharcamientos. Es buena idea que de vez en cuando les eches agua de lluvia con un pulverizador, sin mojar mucho sus hojas. Simplemente queremos imitar su hábitat con una nube de humedad.

¿Cómo saber cuando debo regar mi orquídea? Además de esperar a que la tierra se seque antes de volver a regar, puedes darte cuenta si tu orquídea ya necesita agua, fijándote si las raíces están blanquecinas. Si están verdes, no precisa ser regada, si están blancas o arrugadas sí necesita agua. Riega generosamente, pero cuidando que las raíces no queden encharcadas cuando acabes. 

En el caso de las orquídeas poner un platito bajo la maceta lleno de agua, no es una buena idea. Para regar una orquídea es útil empapar el sustrato en el fregadero, dejar que escurra y devolver la planta a su sitio.

como cuidar orquídeas

Recuerda: las orquídeas necesitan humedad. Si hace mucho calor por ser verano o por la calefacción, podrías colocar un plato con agua bajo la maceta, pero nunca en contacto con ella. Las raíces no deben estar en contacto directo con el agua. Para esto puedes poner unas bolitas de arcilla o  guijarros encima del plato, y sobre estas la orquídea. Este truco solo será necesario cuando la humedad del ambiente no sea suficiente.

Sustrato para orquídeas

Si planeas tener una orquídea en maceta, tienes que saber que no llevan la tierra habitual de jardinería. Las raíces de la orquídea necesitan un sustrato que permita el drenaje y el paso de aire, para evitar que las raíces se pudran. El sustrato tiene que ser  grueso, para recrear el hábitat natural de estas plantas. Las sustancias nutritivas de esta tierra son óptimas para las orquídeas.

En tiendas de jardinería y viveros, encontrarás sustratos especiales para orquídeas ya  preparados. Están hechos a base de corteza de pino mediterráneo sin resina, turba blanca, corcho, gluma de arroz, carbón vegetal y fibra de coco entre otros componentes esponjosos, resistentes y ligeros. Ayudan a almacenar nutrientes y sobre todo agua. Esto garantiza unas condiciones óptimas para las particulares raíces de las orquídeas.

Incluso puedes encontrar sustratos especializados según la variedad de orquídeas, ya sean epifitas (que viven sobre otras plantas sin llegar a ser parásitos) o terrestres, pero como regla general deben facilitar el drenaje.

El mejor abono para orquídeas

Puedes aplicar abono para orquídeas, de venta en tiendas de jardinería a través del riego. La otra opción son los abonos foliares, absorbidos por la planta a través de sus hojas. El momento justo para abonar orquídeas es en su periodo de crecimiento, en primavera y verano, una vez cada 10 días. Esto ayuda a que cuando la planta esté expuesta a la época de menos luminosidad, ya tenga suficientes nutrientes. En invierno no debemos abonar las orquídeas. Ten en cuenta que con las orquídeas es preferible abonar de menos que de más (igual que con el riego).

En el mercado hay preparados especiales compuestos por aminoácidos, vitaminas y otros nutrientes, muy recomendados para estimular y cuidar la floración. La mayoría de estos productos son foliares, absorbidos por la planta a través de sus hojas.

Descubre como cuidar un Aloe Vera para que te dure siempre, y cada año incremente sus propiedades medicinales.

Qué tipo de orquídea es más fácil de cuidar en casa

Cuando empieces a informarte sobre las orquídeas, descubrirás que hay 30.000 especies de orquídeas. Todas con diferentes formas y colores.  El mejor consejo es que elijas la que resulte más fácil de cuidar.

¿Qué orquídea es fácil de cuidar en casa? Aquellas capaces de vivir a una temperatura que no varíe mucho entre el día y la noche, y que necesite humedad y luz medias. Para esto, la variedad Phalaenopsis es una buena opción. Tiene cincuenta especies diferentes y una floración de varios meses con flores que brotan fácilmente. Todas tienen origen tropical y son de países exóticos como Filipinas, Taiwán y Australia. En general, al preguntar encontrarás que casi todas las demás especies precisan más diferencia de temperatura entre el día y la noche.

orquídeas cuidados

Cómo cuidar una orquídea en maceta

Las orquídeas Phalaenopsis suelen presentarse en macetas transparentes. Esto es porque parte de su fotosíntesis sucede a través de sus raíces. Así que necesitan toda la luz posible. Las macetas para orquídeas ideales son:

  • Macetas de cristal, plástico o metacrilato.
  • Que no sean estrechas en su base
  • Que tengan agujeros abajo y que se mantengan elevadas unos milímetros sobre sus soportes.

Casi todas las  macetas para orquídeas comunes tienen estas características. Las orquídeas terrestres en cambio, pueden estar en macetas opacas. Esto es porque su fotosíntesis es a través de sus hojas, como cualquier otra planta. Pero sigue siendo importante utilizar macetas de plástico o cristal, ya que las de materiales porosos o barro retienen las sales disueltas en el agua. Esto perjudica mucho a las raíces con el paso del tiempo y es difícil de solucionar.

Aprende a plantar ajos ecológicos en casa, ¡saludables y baratísimos!

Cómo cuidar orquídeas en invierno

Para cuidar tu orquídea en los meses de invierno, debes atender a estas 5 cuestiones:

  • Suficiente luz: Coloca a tu orquídea en un lugar de la casa con abundante iluminación. Una mesa cercana a una ventana luminosa es un sitio ideal.
  • Aléjala de la calefacción: Nunca coloques una orquídea demasiado cerca de un calefactor o estufa, ya que el calor directo la marchitará.
  • Evita las corrientes de aire. Mantén a tu planta alejada de cualquier corriente de aire, ya que esto seca a la planta. Si encuentras que los brotes de tu orquídea se caen antes de crecer, es posible que se deba a que estás exponiendo a tu planta a una corriente de aire.
  • Humedad suficiente: las calefacciones en invierno pueden secar demasiado el ambiente de tu casa durante el invierno, así que debes prestar un poco más de atención a esta cuestión, pero regar en exceso o encharcar tu planta no es la solución. Una buena idea es colocar un humificador en la habitación donde estén tus orquídeas

¿Es mejor para las orquídeas luz directa o sombra?

Las orquídeas necesitan mucha ventilación y un lugar relativamente húmedo, con mucha luz pero sin sol directo. La Phalaenopsis, por ejemplo, no precisa luz directa. Puede estar algo alejada de la ventana, en un sitio orientado al este o al norte.

Es muy importante que en verano permanezca lejos de la ventana para evitar el calor excesivo. También deberás buscar el equilibrio para lograr mucha luz, pero sin sol directo. Se pueden usar visillos, marquesinas o persianas. También ponerlas a la sombra de plantas más grandes.

Podría estar en un balcón siempre que no le de el sol directo y la temperatura nunca baje de 8°C. El rango de temperatura ideal para una orquídea sana es entre 17°C y 25°C.

Las únicas especies que toleran el sol directo son Vanda y Cymbidium, siempre que eviten las horas centrales.

Si hablamos de plantas que están adentro, con mucha luz y sin sol directo, un signo de falta de luminosidad sería que sus hojas crezcan alargadas y finas. Son plantas frágiles, cuyas hojas a veces se caen y la planta nunca florece. Eso significa que el lugar donde las has colocado no es bueno, y debes buscar otro.