Saltar al contenido
Belleza y Salud Natural

Cómo cuidar un Aloe Vera (riego, luz, tierra y abono)

24 octubre, 2019
como cuidar aloe vera

El Aloe Vera o Sábila es una planta proveniente del norte de África. Con el tiempo se transformó en una especie muy buscada y cultivada tanto en el interior como en el exterior. Tiene un aspecto muy original, gran porte e infinidad de propiedades terapéuticas.

Es una especie crasa, fácil de plantar y mantener sin necesidad de demasiados cuidados. Sus pencas (hojas) son muy carnosas y tienen espinas de ambos lados. Están rellenas con una pulpa muy especial que tiene muchas propiedades medicinales y variedad de posibles usos.

Cómo cuidar un Aloe Vera

Para cuidar una planta de Aloe Vera debemos mantenerla a una temperatura ideal de entre 17 y 27 ºC. El mejor lugar para plantarla será templado y seco, evitando la humedad y el riego excesivo, que pudre sus raíces. El Aloe Vera no tolera las bajas temperaturas. Si vive en un ambiente a menos de 10 ºC de forma sostenida o padece una helada, la planta de Aloe Vera se dañará tanto en sus hojas como en las raíces.

Luz y sol para Aloe Vera

¿El aloe vera se coloca en sol o sombra? El Aloe Vera es una planta gruesa y fuerte que necesita mucha luz y puede soportar el sol directo durante pocas horas al día. Pero su excesiva exposición puede provocar quemaduras en las hojas, sobre todo si la sobre exponemos al sol directo en verano.

Si tu Aloe vera tiene hojas marrones o rojizas significa que la planta está quemada por el sol, y debes retirarla del sol directo, trasladándola a un lugar soleado pero a la sombra. El Aloe vera puede plantarse en interior, en una habitación que aunque no tenga sol directo sí reciba mucha luz natural. Recuerda que uno de los cuidados del Aloe vera más importantes es proporcionarle la luz adecuada, que debe ser abundante luminosidad pero sin exceso de sol directo.

Regar el Aloe Vera: cada cuánto se riega

El Aloe Vera requiere poco riego, evitando los encharcamientos. Un exceso de agua pudre las raíces con facilidad. En invierno tendrás que regar el aloe vera solo una o dos veces al mes. Pero en primavera y verano, la necesidad de agua aumenta por las altas temperaturas, y tendrás que estar atento. Siempre es mejor esperar a que la tierra de la superficie esté seca para volver a regarla.

Si tu Aloe Vera está afuera, no va a necesitar que la riegues casi nada. Con la lluvia le alcanzará. Pero en invierno procura que no se hiele y en verano asegúrale la luz, pero evita el exceso de sol directo.

Abono y fertilizante

El mejor fertilizante para estas plantas es el abono natural, que ayudará a que tu Aloe crezca más fuerte y vigorosa. Los abonos naturales o verdes más recomendados para esta planta son el garbanzo, la lenteja, la alfalfa y los guisantes. Su principal virtud es ayudar a que el nitrógeno de la atmósfera sea mejor absorbido. También le otorgarán una reserva sustentable de nitrógeno a las raíces de la planta, muy útil en el momento de fructificación donde será usado para la floración.

El uso del abono verde también colabora con la protección del suelo ante las lluvias, la actividad de los microbios del suelo que ayudan al crecimiento de ésta planta, la absorción del nitrógeno que le cuesta por sí sola el aporte a la actividad de materia orgánica. También se pueden conseguir fertilizantes específicos para Aloe Vera en tiendas de jardinería o viveros.

Si te encanta tener plantas útiles y saludables en casa, descubre también cómo plantar ajos ecológicos en maceta ¡fácil!

Cómo plantar Aloe Vera

Es conveniente plantar Aloe vera en primavera o verano, en tierra para plantas crasas o cactus, que mezclan sustrato y arena para drenar. Esta planta necesita una tierra que le permita airear las raíces y un buen sistema de drenaje, tanto en maceta como en el suelo, para que no se encharque.

En cuanto a la propagación, una vez que tu planta haya crecido suficiente, verás que van surgiendo hijos de la tierra. Cuando midan unos 20 cm de alto, los puedes cortar con mucho cuidado y plantar en otra maceta o en el suelo.

¿Escuchaste sobre todas las propiedades del Aloe Vera? Es bueno saber que cuando alcanza los dos años de edad, sus propiedades medicinales son más beneficiosas. A  medida que la planta va sumando años, sus propiedades siguen aumentando.

como cuidar aloe vera

Si por el contrario, no quieres más plantas, apenas veas que los pequeños hijuelos van brotando, córtalos. De esta forma, la planta no desperdiciará energía ni recursos en ayudar al crecimiento de nuevas plantas.

Tierra para Aloe Vera

La tierra en la que plantes tu Aloe Vera tendrá que ser muy rica en materia orgánica, estar bien aireada y acolchada. La tierra especial para cactus o plantas crasas es la ideal. Es muy importante que evites el apelmazamiento de la tierra. Esto complicaría el buen desarrollo de sus raíces y no podría absorber agua ni nutrientes en la forma que necesita hacerlo.

Recuerda que es una planta a la que no le gusta nada el exceso de agua. Por eso necesita un buen sistema de drenaje, tanto en maceta como en el suelo.

Tipo de maceta

Las plantas de Aloe Vera crecen muy bien en macetas, pero estas no pueden ser pequeñas. Asegúrate que tengan un mínimo de 50 cm de profundidad ya que sus raíces necesitan suficiente amplitud para crecer.

Como el suelo tiene que ser filtrable y poroso, lo más recomendable es plantarla en una maceta de barro o terracota, y no de plástico. Estas colaboran en un drenaje más rápido y sencillo y ayuda a la planta a traspirar.