Saltar al contenido
Belleza y Salud Natural

Cómo hacer aceite de menta en casa, propiedades y usos

25 septiembre, 2020
como hacer aceite de menta

Hoy te explicaremos como hacer aceite de menta en casa, de forma fácil con solo 2 ingredientes. Con el proceso que aquí te proponemos, lograrás preparar un excelente oleato (también llamado extracto natural) con todos los beneficios de la menta.

Cómo hacer aceite de menta piperita en casa

Ingredientes que necesitarás

  • Hojas de menta piperita (frescas), pueden ser también de menta hierbabuena.
  • Aceite portador (oliva, almendras dulces, jojoba, girasol o trigo) en cantidad suficiente para cubrir la menta.
  • Mortero
  • Dos frascos de vidrio (esterilizados) con cierre hermético.
  • Una tela para colar el contenido (gasa, lienzo o cualquier retazo).

Si puedes conseguir aceite ecológico será un plus porque no tendrá agroquímicos. Los más habituales son de oliva, almendras dulces y trigo. Si quieres obtener un aceite de menta piperita muy aromático, lo ideal será que utilices un aceite de olor más neutro como el de jojoba o girasol.

Cómo elaborar este aceite paso a paso

  • Lava la menta completa (con tallo incluido)
  • Quita el exceso de humedad con papel absorbente y deja que se evapore el resto (asegúrate que no quede ni una gota de agua).
  • Machaca las hojas con un mortero para liberar su esencia y aceites naturales.
  • Llena el frasco con la menta. La cantidad que uses determinará la concentración del extracto. Lo ideal es llenar como mínimo 1/3 del frasco pero mejor si puedes llenarlo hasta el borde.
  • Vierte aceite sobre la menta, hasta cubrirla por completo. Cierra el frasco y dejar macerar por 15 a 30 días (dependiendo de la intensidad deseada) en un lugar seco y oscuro.
  • Agitar el frasco todos los días y volver a dejarlo en el mismo lugar.
  • Pasados los días de maceración, cuela el oleato utilizando un lienzo para separar el aceite de la menta.
  • Colocar el aceite en otro frasco o botella de vidrio oscuro y con tapa. Mantener el lugar fresco y oscuro.

Es importante que los frascos sean de vidrio y oscuros. Así lo protegerás de la luz, que no es para nada buena para estos procesos ni para su posterior conservación. Si no tienes, puedes cubrir la parte exterior del frasco con un papel oscuro.

En caso que quieras lograr un oleato de menta aún más concentrado, puedes hacer una segunda maceración. Para esto sigue los mismo pasos que con la primera. Pero en lugar de utilizar aceite nuevo, usarás el oleato que ya preparaste. La menta sí debe ser nueva y fresca.

Propiedades del aceite de menta

El aceite de menta que hoy te traemos es aceite de oliva (por ejemplo) con hojas de menta maceradas. Cuenta con múltiples beneficios y propiedades:

  • Antiséptico
  • Expectorante
  • Estimulante
  • Antiinflamatorio
  • Refrescante
  • Descongestivo
  • Analgésico
  • Desinfectante
  • Calmante

Para qué se usa este aceite

Este oleato es muy versátil y puedes aprovecharlo tanto en la cocina como en la elaboración de cosmética natural, aromaterapia y remedios para cuadros digestivos o respiratorios.

Entre los usos del aceite de menta destacan:

  • aliño de ensaladas, carnes y sopas, ideal por su sabor y sus propiedades digestivas.
  • hidratación de la piel y el cabello.
  • masajes corporales, ya el refrescante aceite de menta es excelente para quitar dolores musculares.
  • como exfoliante (junto con otro ingrediente)
  • elaboración de productos de cosmética natural; jabones, bálsamos, cremas, dentífricos y desodorantes.

Diferencia entre oleato de menta y aceite esencial

El oleato es la maceración de toda hoja, flor o semilla en un aceite vegetal. Mediante esta maceración conseguirás que la materia prima usada libere todo  su aroma y sus principios activos en el aceite. Así podrás aprovechar todos sus beneficios y propiedades de manera rápida, casera y natural.

Pero es importante aclarar que no es un aceite esencial. Para elaborar un verdadero aceite esencial de menta se necesita un mecanismo de destilación de la planta, a través de un alambique. El aceite esencial nunca se hace en otro aceite portador, sino que se obtiene por destilación.